El CD Tear Ramón y Cajal sigue cerrando renovaciones de sus jugadoras, y Raquel Molina ha sido la siguiente en llegar a un acuerdo con el Club para continuar formando parte de la plantilla del Grupo Hafesa Ramón y Cajal de Liga Femenina 2.

Raquel, recién graduada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, ha nacido de una familia de deportistas: su hermana Juana juega al baloncesto en el Gernika de la Liga Día, mientras que Sonia es atleta del Simply-Scorpio 71 especializada en pruebas de velocidad.

La temporada pasada solo pudo disputar la mitad de los encuentros ligueros a causa de una fascitis plantar, si bien se convirtió en una pieza muy necesaria para Quique Gutiérrez gracias a su intensidad defensiva, llegando a realizar grandes encuentros, como la visita al ISE Almería, donde capturó 6 rebotes, recuperó 4 balones y fue clave en el final del partido.

Declaraciones de Raquel Molina:

“Que el club contara conmigo la temporada pasada fue cumplir un sueño, que lamentablemente se vio cortado por una lesión (fascia plantar) que arrastre del inicio, me hizo jugar con dolor, no poder terminar la temporada y sentir que no había cumplido los objetivos. Este año quiero volver más fuerte que nunca para poder ayudar al equipo en todo lo que esté en mi mano. El grupo que tenemos es inmejorable a nivel personal pero además tenemos mucho que ofrecer en la cancha. Este año Granada volverá a disfrutar de un gran nivel de baloncesto femenino”.

Declaraciones de Quique Gutiérrez:

“Fue una jugadora que la lesión fue una pena porque estaba teniendo un papel en el equipo importante, y en partidos de nuestra liga tuvo alguna actuación brillante. La lesión le cortó por completo esa progresión ese disfrute de la Liga. Nos va a seguir ayudando porque transmite mucha energía, competitividad, puede jugar en dos posiciones, y en tareas defensivas es una jugadora con un rol importante”.

Ficha de Raquel Molina