El Grupo Hafesa cambió esta mañana el gimnasio por la playa malagueña de Torrox para realizar su sesión de trabajo físico, así como fomentar la convivencia y romper con la rutina de pretemporada.

 

El preparador físico del equipo, Julio Molina, diseñó una sesión en la arena, “al ser una superficie más inestable, es propicia para trabajar la fortaleza de pie, tobillo y rodilla, así como realizar ejercicios con más fatiga que nos ayudan a desarrollar el  tren inferior para ganar en agilidad, potencia y velocidad”.